Aprende a cortar las uñas de tu gato

Las uñas son fundamentales para los gatos e imprescindibles para el desarrollo de su vida diaria. Por ejemplo: al despertarse clavan sus uñas en el rascador para estirarse. Gracias a estos ejercicios de estiramiento que tu gato realiza en su rascador, tonifica los músculos de la zona superior como los hombros y la espalda.

Los estiramientos le mantienen totalmente en forma evitando que pierda su flexibilidad y agilidad de movimientos. Mientras juegan, sus uñas atrapan los juguetes que vuelan por el aire y los sujetan. Cuando corren o escalan, sus uñas les proporcionan agarre. Y las utilizan para mucho más.

En España y según lo expresado en material de Protección de Animales de Compañía, la desungulación (amputación de las falanges y uñas) está completamente prohibida. Ya que esta Ley protege a las mascotas del sufrimiento derivado de fines estéticos, como la amputación de orejas y colas en perros.

¿Para qué sirven las uñas del gato?

Tu gato usa las uñas para muchas cosas, entre otras:

  • Para rascarse.
  • Para manipular sus juguetes.
  • Para agarrarse al caminar por un sitio estrecho.
  • Para mantener el equilibrio al sujetarse sobre una pequeña superficie.
  • Para conseguir estabilidad mientras se acicala.
  • También las utiliza para excavar y cubrir sus deposiciones (no te olvides que es bastante limpio).
  • Las uñas las utiliza incluso ¡para expresarse!.
  • En algunos casos, sus uñas actúan como salvavidas, permitiéndole trepar a un lugar seguro o defenderse de un atacante.

¿Qué hacer para que el gato no arañe?

El acto de arañar es innato de la naturaleza de los felinos. Así que es un acto inevitable. Lo que sí puedes intentar es que lo haga donde tú quieras. ¿Cómo? ¡Sigue leyendo!:

Rascadores

La educación de tu gato es importante. Si tu gato te trae de cabeza porque deja las huellas de sus uñas por todos lados, debes enseñarle dónde está permitido arañar. Para ello, será conveniente que tu gato disponga de uno o varios rascadores en sus rincones favoritos de la casa. Cuando lo utilice correctamente, premiarle para que asocie el gesto con que lo ha hecho bien.

Atrayentes

Existen sustancias que puedes rociar sobre aquellos lugares u objetos donde quieras que tu gato rasque.

Calmantes

Si el problema se trata de sobreexcitación y nervios, hay compuestos que recuerdan a la feromona que produce la madre durante la lactancia del felino que consiguen que el gato se calme y conviva tranquilamente con los demás miembros del hogar.

Cortaúñas

Si tienes paciencia y algo de maña, puedes optar por cortarle tú mismo las uñas con mucho cuidado. Si no te atreves a hacerlo, puedes dejarlo en manos de los profesionales y acudir a tu clínica veterinaria más cercana, donde lo harán encantados por ti.

¿Cómo cortar las uñas a tu gato?

Es importante hacerlo con un cortador de uñas específico. En las clínicas veterinarias o en las tiendas de mascotas venden este tipo de corta uñas, aunque siempre es mejor opción que este tipo de tareas la haga un profesional.

La mejor manera de hacer que el gato se deje cortar las uñas es acostumbrarlo desde pequeño a que se deje manipular las patas y convertir el momento en un instante de juego y caricias, para que lo asocie a algo positivo.

Es más sencillo si se realiza entre dos personas, una sujetando al gato y la otra dedicándose al corte. Sin embargo, si no se dispone de ayuda para esta tarea, la puede realizar uno mismo de la siguiente manera:

  • Trata de sujetar a tu gato en el regazo y hacer que se sienta cómodo, rascándole en sus lugares favoritos para que se relaje.
  • Cuando el gato esté relajado, se debe pasar a manipular las patas mientras se le sigue acariciando. Si esta fase se consigue con éxito, ha llegado el momento de cortarle las uñas.
  • Si el gato no saca las uñas, se puede probar apretándole las almohadillas con un suave masaje hasta que lo haga.
  • Se coge la pata con firmeza, pero sin ser brusco, y se procede al corte.
  • Una vez finalizada la tarea dale un snack para gatos.

¿Hasta dónde se debe cortar la uña?

Solo debe cortarse la punta de las uñas, sin llegar a la vena, se reconoce porque tiene un color rosáceo. Si llegas a cortarle cerca de esta zona venosa puede resultar muy doloroso para tu mascota. ¡Mucho cuidado!